Ha-taik

El escenario de campaña de La Forja de Cristal transcurre en un pequeño planeta de la esfera exterior conocido como Ha-Taik. Un mundo fantástico lleno de lugares sin explorar, plagado de innombrables secretos, peligros, aventura y emoción. Un mundo plagado de imperios y aventureros, dominado por la magia y la espada. Las naciones nacen y mueren, las guerras se suceden una tras otra; mientras, desde las profundidades, emergen los horrores que el pasado dejó enterrados; los demonios atacan y arrasan todo a su paso, buscando la venganza contra los humanos por y, en el sur, nace un mal muy superior a cualquier otro que hombre, goblin o elfo haya presenciado jamás.

Bienvenidos a La Forja de Cristal.

Antecedentes

Allá por la 9ª Generación, cuando los dioses aun caminaban por el mundo, acompañando a sus hijos de la mano, Ha-Taik era un hervidero de vida y felicidad. Criaturas que hoy ya no se recuerdan poblaban el mundo: los místicos Kupah o los fuertes Dalesh entre otros poblaban la faz del planeta. La vida era feliz y próspera hasta que la Gran Guerra Hiérica de los dioses hizo estallar un planeta cercano, bañando Ha-Taik en una lluvia de meteoritos, polvo y cristal. No sobrevivió nada.

Laguna Oscura

Cuando la humareda se disipó, la Gran Guerra ya había terminado y el dios dragón de la destrucción había sido derrotado. Entonces, el dios Mefisto, señor del odio y el terror, se fijó que la roca aparentemente inerte que antaño fue el planeta Ha-Taik estaba empezando a resurgir de vida, poblada por los miembros del combinado (elfos y humanos). Viendo una oportunidad de oro, Mefisto se lanzó de cabeza hacia el planeta y envió una de sus mejores agentes: la bella reina bruja Emeria Laguna. Con puño de hierro, sabiduría y poder a partes iguales; la reina bruja extendió sus tentáculos y forjó un reino en el miedo y el odio que duró siglos. Pero como en todo lugar donde la oscuridad baña y ahoga, nació una brizna de luz que dio esperanza al mundo.

Para su cometido, utilizó unas enormes formaciones cristalinas como fuentes de poder que, más tarde, fueron destruidas por los héroes que pretendían derrocarla. Los Jueces, como fueron llamados aquellos 4 héroes, acabaron con los cristales de Emeria y, con ellos, también destruyeron el fino equilibrio que mantenía la magia en el mundo.

El Colapso Mágico

Las grietas dimensionales se abrieron y el caos y las criaturas del mismo arrasaron el mundo. La faz del planeta quedó completamente cambiada, los continentes se hundieron y surgieron de nuevos, las enormes brechas, ciudades hundidas y el constante ataque de los monstruos más temibles ahogaron al mundo de nuevo en una era de oscuridad.

Una vez más, el propio mundo respondió con nuevos héroes que hicieron frente a la amenaza. Paladines, magos, pícaros y hechiceros se aunaron para hacer frente a las criaturas del caos y ante semejante voluntad de vivir, Lanh, la diosa de la bondad, no pudo evitar sentirse conmovida y ayudar a los desvalidos habitantes de Ha-Taik, otorgándoles un nuevo cristal que restableciera las corrientes mágicas que se habían perdido. El cristal fue conocido más tarde, como La Piedra de la Ascensión.

Los Magos del Círculo

Fue Sargas Bloodline quién encontró la Piedra de la Ascensión, con ella, sus poderes incrementaron de forma casi infinita. Temeroso del terrible poder que había desatado, Sargas decidió fundar un consejo de magos para estudiar y administrar los poderes de la piedra: los Magos del Círculo.

Doce magos dominaron el mundo en los siguientes cinco siglos. Al principio fueron dirigentes justos, normalizaron las enseñanzas mágicas y enseñaron a aquellos que quisieran escuchar todo lo que habían descubierto sobre la piedra. Pero, poco a poco, se volvieron déspotas y descuidados y pronto se vieron sumidos en su propia decadencia. Como era de esperar, una lucha interna estalló y finalizó con la destrucción de la piedra de la ascensión y el esparcimiento de sus trozos por todos los lugares del mundo.

La explosión dejó una cicatriz en el mundo difícil de borrar, tanto en su faz como en su historia, que empezó a contarse en relación a la Ascensión (AA, DA). Tras la destrucción de la Piedra de la Ascensión, los magos del círculo supervivientes perdieron gran parte de su poder y se retiraron, junto con lo que restaba de sus fuerzas, al exilio o a sus refugios. Y muchos de ellos quedaron olvidados por el paso del tiempo.



Ver en la wiki