El Incidente de 2007

Última Hora, las autoridades siguen investigando la trágica ola de muertes que ha asolado el sur de Louisiana. Todos los indicios indican a que pueda tratarse de un nuevo acto terrorista, aunque nadie ha reivindicado aun su autoría.

El suceso fue descubierto esta mañana por un ciudadano que iba a visitar a un familiar, al llegar a la localidad se encontró un macabro escenario: toda la población estaba muerta.

“¡Es horrible! Estaban todos muertos…, ¿quién haría algo así?”

Los expertos indican que ninguno de los fallecidos muestra síntomas de lucha o heridas, y aseguran que, simplemente, murieron. Las autoridades médicas no han sido capaces de identificar la causa del ataque.

La CBIRF (Chemical & Biological Incident Response Force) ha acordonado la zona y alrededores y recomiendan mantenerse alejados del lugar del incidente, asi como cerrar las ventanas que den hacia la zona cero.

El coronel Michael L. Carter, comandante de la ‘BIRF, ha declarado lo siguiente para nuestra cadena:

“Nuestros hombres están trabajando duro para determinar si la amenaza ya ha desaparecido. Pero es un trabajo lento y difícil ya que no tenemos ni idea de que clase de desencadenador puede haber provocado esta desgracia. No se han encontrado muestras víricas, por lo que descartamos un ataque bacteriológico, aunque eso no elimina la posibilidad de que se haya tratado de un ataque con algún tipo de arma de destrucción masiva de otra clase…”

Carter ha insistido en que aún no se deben descartar todas las posibilidades y que se debe descubrir la fuente del ataque antes de tomar medidas al respecto.

La Casa Blanca aún no ha realizado ningún comunicado, pero se espera que el presidente Bush comparezca durante las próximas horas.

 

Avance informativo: Las autoridades siguen sin dar información oficial sobre los hechos ocurridos al sur de Luisiana. No obstante, las primeras estimaciones apuntan a más de un millón de muertos, de confirmarse este sería el atentado más duro que habría ocurrido jamás en suelo estadounidense.

La oficina de defensa insiste en que se debe mantener la calma y descarta, por el momento, la declaración del estado de emergencia. También aseguran que la causa del incidente es aún incierta, aunque descartan el uso de armas químicas o bacteriológicas.

“Las víctimas no presentan heridas u otros símbolos de violencia, y las autopsias han atribuido la causa de la muerte a una parada cardíaca súbita que tiene desconcertados a los expertos. La ‘BIRF no tiene registros históricos de ningún agente capaz de provocar una reacción similar en el cuerpo humano.
Por otro lado, cabe destacar que los edificios están intactos a excepción de un par de casos aislados. Nuestros expertos creen que el epicentro se encuentra en algún lugar al oeste de Lafayette.”

A pesar de que todos los indicios apuntan a la autoría de Al Qaeda, aún no se ha podido confirmar los autores.

 

¡El gobierno nos oculta información! ¿Qué son esas luces rojas que se vieron en el cielo? ¿Qué tipo de arma mata sin heridas ni rastro? ¿Estamos ante un experimento del gobierno que ha salido mal? ¿Son estas las armas de destrucción masiva que no se encontraron en Iraq? ¿Está Rusia vendiendo armas a Bin Laden? ¡El pueblo exige saber la verdad!

 

Como siempre tratan de engañarnos. El arma que asoló Louisana no vino desde Afganistán, ni desde ninguna otra parte del globo. Vino desde arriba.

Parece que finalmente descubriremos la respuesta a si estamos solos. Pero tal vez no nos guste la respuesta.